Mujeres en la recepción APA -Marie Langer y Arminda Aberastury-

Por Sebastián Ferrante

Siguiendo con el eje de situar el deseo con la pragmática, tal como lo viene planteando en su Seminario Enrique Acuña –en el sentido de articular vida con  acción-, llegó el turno de las mujeres del psicoanálisis. En esta oportunidad, Gabriela Terré y Verónica Ortiz fueron las docentes invitadas para dar cuenta de la recepción que implica la relación al psicoanálisis de Marie Langer y Arminda Aberastury, respectivamente.

Nombres que indudablemente se ligan a los relatos oficiales de la historia del psicoanálisis en Argentina, sea por su lugar de fundadora de la APA en el caso de la primera, por su destacada labor en el psicoanálisis con niños, en el caso de la segunda. Sin embargo, se trata para nosotros de rastrear en sus actos,  clínica y política, dónde residen las marcas que han dejado, aún sin habérselo propuesto. En seis puntos, destacamos lo más crítico que dejó la última clase del mencionado seminario.
De la historia a la hystoria: la pragmática 

Sobre el vacío que provoca la ausencia de “La” historia del psicoanálisis en Argentina, Enrique Acuña propone ir situando –siguiendo a Miller- la pragmática como saber-hacer, entendida como la posición deseante de algunos nombres propios, en diferentes momentos, respecto del psicoanálisis. En la medida que los hechos fácticos están soportados no por voluntades sino por deseos, ello justifica para nosotros el desplazamiento de la historia a la hystoria. Así, la pregunta por la pragmática de un sujeto tiene que ver con la causa de su deseo, en tanto se sirve de ella. Acuña lo homologa al recorrido de un análisis: mientras que al inicio el yo se hace esclavo y sirve al deseo encarnado en los ideales, al final, y como resultado de la experiencia, se sirve del resto, que opera como causa de su operación.

Respecto de las referidas esta vez, sobrevoló un interrogante que orientó las intervenciones: ¿estuvieron las mujeres cada una en su singularidad,  destinadas al psicoanálisis aplicado y en especial a los niños? Rescatando el desplazamiento sintomático señalado por Eric Laurent (psicoanálisis de niños al psicoanálisis con niños) en un país, al decir de Oscar Masotta, “indefenso” frente al ingreso masivo de modas, Acuña condujo la clase interrogando acerca del saber y hacer de estas dos mujeres.
La lengua inglesa y el kleinismo

Hubo convergencia entre estas dos psicoanalistas, al complementarse (casi en consonancia con un ideal) en 1948 para dar forma a la traducción de El psicoanálisis de niños de Melanie Klein, en la generosidad de Béla Szekely.  Tomando una biografía oficial de la APA, Verónica Ortiz agregó que una de las consecuencias de la inmigración de psicoanalistas a la Argentina, en el contexto de las guerras, fue el desplazamiento de la supremacía de la lengua alemana –Freud- hacia la lengua inglesa –Klein-, condición indispensable de recepción de la teoría kleiniana en nuestro país. Es la politica comandada por Ángel Garma con el visto bueno de Ernst Jones. Esto incide en los años 50  en la formación de “psicólogos clínicos” en la Universidad de La Plata.

 

Psicoanálisis puro / Psicoanálisis aplicado

Acuña señala el malentendido que esta expresión tuvo en los años 50, cuando no se tenía en cuenta lo que Lacan desplegará años más tarde en su “Proposición del 9 de octubre de 1967” –psicoanálisis en intensión y en extensión en el sentido lógico-: aquí se utilizó el término ‘aplicado’ para referirse a la aplicación del psicoanálisis sobre un campo exterior al propio de la neurosis. Tomando esta salvedad, los hechos indican que tanto una –“la negra”- como la otra –Mimí- tuvieron su inclinación a la aplicación del psicoanálisis: la primera abriéndose camino entre pediatras y odontólogos para promover, instalar y difundir el psicoanálisis con niños; la segunda, con sus estudios de tinte sociológico sobre la maternidad, que de alguna forma restringe a una sola, las tres salidas posibles de la feminidad descriptas por Freud. Y si de implicancias institucionales se trata, ambas confluyen en la creación del Departamento de niños y adolescentes en la APA, con el objeto de formar psicoanalistas especialistas en el rubro. No obstante, su pragmática debe buscarse por otro lado.

 

APA, pertenencia y referencia

Gabriela Terré ubicó dos rasgos –devenidos condiciones- de Marie Langer, de los cuales uno (ser médico) le alcanzó para estar entre los fundadores de APA en 1942, mientras que el otro fue indispensable para romper con la misma institución, en 1971: su formación marxista fue clave para el devenir de su práctica, en la medida en que sobre ese rasgo se jugará la realización de su deseo.

Diferente fue vía de ingreso de Aberastury. Como señaló Verónica Ortiz, su pasaporte fue el matrimonio con Pichón Rivière. Su análisis con Garma –alianza transferencial- idealiza el análisis didáctico, y el cortocircuito se da por la negativa de aquél respecto de la transferencia de su esposo, lo que será el principio de la escisión de Pichón y la creación de la Escuela de Psicología Social. La búsqueda de autorización dirigida a su referente Melanie Klein, que parece no agotarse nunca, será por otra parte episodio de apropiación de la inglesa y reconocimiento no reconocido.

 

Obras y efectos (no) deseados

Maternidad y sexo fue uno de los libros más importantes de Marie Langer. Sin embargo, Terré señala que su contribución más significativa fue “el mito del niño asado”, articulado con cuestiones relativas a Eva Perón y la sociedad argentina de ese momento. La verdad (el reverso) de este aporte, Acuña lo vincula con el uso político que se hizo de este mito, en tanto algunos se autorizaron en él para criticar al peronismo.

Por el lado de Arminda, Teoría y técnica del psicoanálisis de niños fue su libro más trascendente. Ortiz señala la influencia de la inglesa en su obra, al mismo tiempo que su diferenciación: “mi técnica tuvo sus raíces en la creada por Melanie Klein para el análisis de niños. Se nutrió de ella durante muchos años. Pero mi propia experiencia me ha permitido hacer una serie de modificaciones que considero trascendentales”. Su innovación técnica será un aggiornamiento basado en entrenamiento para padres, y su aporte teórico –la fase genital previa, entre la oral y la sádica- “robado” por Klein, aunque no reconocida oficialmente.

 

Pragmática y realización del deseo

Acuña distingue en Aberastury una pragmática a tres niveles –clínico (innovación técnica en los niños), epistémico (invención de la “fase genital previa”) y político (influencia en la organización del grupo de Pichón Rivière). En el caso de Langer, como resto de aquellos ideales marxistas, ubica que la realización de su deseo se plasma en su exilio en Cuba –país comunista- con conferencias sobre Freud incluidas.

Y si de “freudomarxismo” se trata, la continuación de la secuencia del seminario se articula con ello, ya que el próximo encuentro, el sábado 1 de octubre, trata sobre la incidencia de estas corrientes de izquierda en el conflicto que desató la escisión en la APA (Plataforma y Documento), tomando como eje de lectura el capítulo 4 “Bleger y la cultura comunista”, del libro Psiquiatría, psicoanálisis y cultura comunista. Batallas ideológicas en la Guerra Fría, de Hugo Vezzetti, junto a otras críticas de la recepción APA y su escisión posterior.-

Próxima clase: Sábado 1 de octubre; “Recepción APA y el freudomarxismo argentino”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s